El Guayacan o Palo Santo y sus Propiedades Curativas 

 

El Guayacan o Palo Santo es un arbol grande de las Antillas, con corteza dura, lisa, adherente, quebradiza y parduzca o blanco-verdosa; hojas aovadas, chatas, duras y enteras; flores blancas y en racimos; fruto carnoso, en forma de aceituna. La madera es resinosa, medicinal, algo aromática, un poco amarga y acre.

Hace mucho tiempo la decocción de este árbol fue administrada para el tratamiento de la sífilis. Es estimulante digestivo y se usa en virosis gripal y otras afecciones respiratorias. Se emplea a nivel externo en dolores articulares y se aplica el zumo de las hojas en las coyunturas afectadas. También se usa el fruto en decocción para las inflamaciones de senos paranasales (sinusitis), laringe, faringe, bronquios y amígdalas (faringo amigdalitis).

El fruto maduro es comido al natural para prevenir problemas de la próstata y para bajar las fiebres.

Se ha encontrado en esta planta glucopiranosil, guaianin y guayacol. Este último se obtiene de la resigna de la corteza. De la madera se extrae metoxifenol, que es expectorante, fluidificante de las secreciones y favorece su expulsión.

El árbol destila, por grietas accidentales o incisiones, una resina de agradable olor, que se vende en el comercio como sudorífico, estimulante y depurativo y para curar varias enfermedades tales como la gota, el reumatismo crónico, las enfermedades del cutis y el catarro pulmonar crónico. Se emplea contra la sífilis y enfermedades infecciosas en general.

El serrín de la madera del guayacán puesto en alcohol por un día, se cuela y el líquido es aplicado en las articulaciones dolorosas para calmar el dolor. También es mezclado con vaselina sólida y luego se fricciona en la artritis y contusiones.

La decocción de la corteza contiene guayacol que es una sustancia buena para la tos una gran cantidad de jarabes la tienen en su composición. Esta decocción se da a tomar a las personas con reumatismo de larga duración y que no mejoran con los tratamientos regulares usados en esta enfermedad. También en las infecciones intestinales. El aceite de la corteza se usa como balsámico para aplicarlo en torceduras, artritis, picaduras de insectos y dolores neuromusculares.

 

 

 

 

Live Support

Rentabiliza tu sitio!