Extracto de Pepita de Pomelo

 

En el año 1980, un jardinero aficionado observó que las semillas de pomelo de su compost no se pudrían. El jardinero también era médico, físico e inmunólogo especializado en la investigación de remedios naturales, por lo que procedió a examinar aquel sorprendente hecho con más atención.

Cuando varios institutos de renombre (tales como el Pasteur Institute en Francia y el Institute for Microbiology en Herborn, Alemania) empezaron a investigar el extracto obtenido de las semillas de pomelo (ESP), descubrieron una amplia variedad de efectos inherentes en esta sustancia. Resultó que el ESP no solamente derrotaba virus y bacterias sino que también neutralizaba levaduras y otros hongos y parásitos. Hay que señalar que el efecto de los antibióticos convencionales se limita exclusivamente a bacterias. Los resultados obtenidos de estudios muestran que el efecto del ESP combate aproximadamente 800 cepas de bacterias (incluyendo staphylococcus, pseudomonas, legionella, chlamydia, streptococcus) y virus, además de 100 cepas de hongos y una gran variedad de parásitos unicelulares.6,7
Asimismo, con la ayuda de la microscopia electrónica, se logró observar el mecanismo de la acción antibacteriana del ESP y se comprobó que el ESP daña la membrana bacteriana liberando los contenidos citoplasmáticos a los 15 minutos después del contacto con las diluciones de ESP.

APLICACIONES POTENCIALES
Antiséptico de amplio espectro.
Antibacteriano.
• Antifúngico.
• Reducción de organismos patógenos del tracto gastrointestinal, especialmente Candida albicans, Geotrichum, Escherichia coli hemolítica y Helicobacter pylori.
• Como parte del tratamiento en los casos de flora intestinal anormal, incluyendo síndrome de intestino irritable y enfermedades autoinmunes, tales como: colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y espondilitis anquilosante.
• Problemas dermatológicos asociados a la colonización intestinal patológica (disbiosis).
• Colutorios orales para el tratamiento de bacterias orales y para reducir la placa y la caries dental.
• Inflamación de las encías.
• Catarros comunes.
Infecciones de garganta, nariz y oído.
• Rinitis aguda (aplicación del extracto en reflexología nasal).
• Trastornos de las uñas, infecciones micóticas de la piel, callos y verrugas.
• Tratamiento anticaspa.
• Vaginitis.
Antioxidante.
Antiinflamatorio (propiedad posiblemente relacionada con su acción antioxidante).

 

 

 

 

 

ORIENTACIONES PARA SU USO

IMPORTANTE: Las siguientes recomendaciones son orientativas, un profesional deberá valorar la sintomatología de la persona y, según cada caso, prescribir la pauta correspondiente a seguir.

ACNÉ: Añadir 5 gotas de ESP al líquido limpiador habitual que la persona utilice, de esta manera se incrementa el poder limpiador de dicho preparado. Evitar el contacto con los ojos. El ESP puede añadirse a la botella que contiene el limpiador habitual en
una proporción aproximada del 1 al 3% de ESP respecto al volumen total del limpiador.

Uso interno: añadir de 10 a 15 gotas de ESP disueltas en zumo y tomar tres veces al día.

AFTAS BUCALES: Las aftas bucales son a menudo causadas por la Candida albicans y se manifiestan como lesiones blanquecinas en la mucosa oral, labios, lengua y garganta. Es más común en niños con las defensas bajas, ancianos, diabéticos y personas que toman antibióticos durante tiempo prolongado. Los pacientes con cáncer o sida son también más susceptibles.

Añadir 20 gotas (o 2 tabletas) a 180 ml de agua, hacer gargaras con el líquido tantas veces como se quiera, teniendo en cuenta que las gárgaras deben abarcar todas las zonas de la boca y el paladar.

Uso Interno: el ESP debe tomarse entre las comidas. Si la persona presenta una irritación del tracto digestivo, puede tomarse con las comidas o en forma de tabletas. A continuación, se especifica un ejemplo de orientaciones de uso para
una persona de 70 kilos de peso:
- Días 1 a 3: 10 gotas dos veces al día junto con zumo de frutas o verduras o 1 tableta dos veces al día.
- Días 4 a 10: 15 gotas dos veces al día diluidas en zumo de frutas o verduras o 1 tableta tres veces al día.
- Días 11 a 28: 15 gotas tres veces al día o 2 tabletas dos o tres veces al día.

ARTRITIS: Algunas formas de artritis, especialmente la artritis reumatoide, están relacionadas con una infección bacteriana inicial. Las últimas evidencias sugieren que otras bacterias pudieran estar también implicadas, por ejemplo, el proteus vulgaris y la klebsiella pneumonia se encuentran frecuentemente en el tracto digestivo.
Nuestro sistema inmune produce anticuerpos que neutralizan los antígenos producidos por estas bacterias. Estos complejos antígeno-
anticuerpo se absorben por el intestino y pasan a la circulación sanguínea.
En la mayoría de los casos, los complejos antígeno-anticuerpo se eliminan del organismo mediante los mecanismos de detoxificación linfáticos, el riñón y el hígado. Pero estos complejos no son eliminados por algunas personas, pudiendo generar en consecuencia serias complicaciones.

Añadir de 10 a 15 gotas de ESP diluidas en zumo o agua y tomar tres o cuatro veces al día (o dos tabletas tres veces al día) entre las comidas. Si el ESP tiene un efecto beneficioso la mejoría se apreciará de 4 a 8 semanas después de iniciar el tratamiento. La ingesta de probióticos, tales como el lactobacillus, ayuda a mejorar el cuadro. Si se observa mejoría se recomienda disminuir a la mitad la dosis de ESP y
continuar el tratamiento durante 2 a 4 semanas más.


CASPA: La caspa es frecuentemente causada por una reacción inflamatoria producida por hongos que causan picor y descamación.

Añadir 10 gotas de ESP a cada aplicación de champú. Mezclar vigorosamente antes de su aplicación al cabello. Esperar de 3 a 5 minutos antes de aclarar el cabello con agua abundante. Evitar el contacto con los ojos. En ocasiones, excesivos lavados del
cabello remueven los aceites naturales que protegen al pelo de los hongos, se recomienda espaciar su administración en este caso. Para casos difíciles puede administrarse el tratamiento por vía interna (ver
infección por cándida).


CORTES
Y HERIDAS: El ESP es un poderoso antiséptico. Los productos que utilizan el alcohol isopropilo y el yodo también son antisépticos efectivos, pero su naturaleza tóxica puede retrasar el crecimiento del tejido granular que se requiere para curar una herida. Por otra parte, el ESP acelera el procesode curación de las heridas.

Mezclar de 45 a 50 ml de ESP en 250 ml de agua destilada (o una proporción equivalente) e introducir la solución en una botella de espray. Si se añaden pequeñas cantidades de extracto líquido de ciertas hierbas al ESP, por ejemplo, la equinácea, el sello de oro, la caléndula o el plántago mayor, se incrementará su efecto. Pulverizar la solución de ESP preparada sobre el área afectada cada 5 minutos mientras preparamos otros procedimientos de primeros auxilios. Si aparece una pequeña irritación se añadirá más agua para disminuir la dosis de ESP de la mezcla; por el contrario, si no aparece irritación se puede añadir más ESP. Si la herida es severa es recomendable acudir a un profesional.

DERMATITIS DE CONTACTO: En las dermatitis de contacto producidas por la reacción alérgica a determinados tóxicos, la piel enrojecida y tumefacta es bastante susceptible a la infección bacteriana, especialmente por bacterias de tipo estafilococo.

Mezclar 30 ml de ESP con 300 ml de agua destilada (o una cantidad proporcional) en un espray y aplicar en un área pequeña de la piel afectada. Si aparece más irritación, hay que añadir otros 300 ml de agua o la cantidad proporcional. Se aplicará en toda el área afectada. Repetir cada dos horas si es necesario.


DIARREA: 
Si la causa de la diarrea se atribuye a una infección bacteriana, vírica o fúngica, la administración de ESP es muy beneficiosa. Si la diarrea tiene su origen en una parasitosis (amebiasis, giardasis, etc.), el tratamiento con ESP puede requerir el uso durante semanas y asociarlo con otras plantas medicinales.

Tomar de 15 a 20 gotas de ESP (o dos tabletas) diluidas en zumo cada cuatro horas hasta un máximo de 60 gotas de ESP al día. Al ESP se le pueden añadir probióticos para reemplazar la flora bacteriana perdida a causa del cuadro diarreico. Para el tratamiento de las diarreas de origen protozoario se requieren dosis más altas.


DOLOR DE OÍDOS:
Mezclar 3 gotas de ESP en unos 100 ml de agua destilada. Añadir después de agitar bien la mezcla una o dos gotas en el oído y taparlo con una torunda de algodón. Repetir la aplicación 2 o 3 veces al día. No usar directamente el ESP concentrado en el oído.

ENFERMEDAD PERIDONTAL Y GINGIVITIS: La inflamación de las encías está frecuentemente causada por la acción de las bacterias, aunque los hongos y virus pueden estar también involucrados en el proceso. En ocasiones, también se están provocadas por un déficit nutricional (específicamente, de vitaminas A y C).
El ESP también es eficaz para el tratamiento de pequeñas úlceras que aparecen frecuentemente en las encías y en la parte interior de los labios. El ESP está siendo utilizado como un antiséptico excelente para el cuidado bucal en forma de pasta de dientes, chicle, etc.

Diluir de 5 a 10 gotas de ESP en 200 a 250 ml de agua. Tomar una pequeña cantidad de la solución, agitar en la boca y hacer enjuagues. Para evitar el sabor amargo también se puede diluir el contenido de una cápsula en 200 a 250 ml de agua, mezclar vigorosamente y seguir a continuación la misma pauta de tratamiento.
Otra opción es añadir 5 gotas de ESP a 50 gotas de glicerina vegetal pura en cada enjuague bucal.
Si la persona se cepilla la boca con un cepillo eléctrico se pueden añadir varias gotas de ESP al reservorio líquido del cepillo.

FLATULENCIA ABDOMINAL: Habitualmente, el gas en el tracto digestivo está causado por la fermentación de los carbohidratos, ésta la causan varios microorganismos entre los que destacan las bacterias, los hongos y los parásitos. En la mayoría de los casos la flatulencia solamente produce ligeras molestias, pero en ocasiones es dolorosa. Si la flatulencia está causada por bacterias u hongos, el empleo de ESP alivia la sintomatología pasados varios días. Combatir la flatulencia causada por parásitos requiere más tiempo.

Tomar de 10 a 20 gotas de ESP (una o dos tabletas) diluidas en agua y tomar tres veces al día antes o después de las comidas.
La ingesta simultánea de probióticos o de enzimas digestivas antes de las comidas servirá de ayuda adicional.

GRIPE:
Son causadas por virus. El empleo de ESP asociado a plantas que actúan activando el sistema inmune, tales como la equinácea y el astrágalo, es un remedio muy eficaz.

A los primeros síntomas de gripe tomar 15 gotas de ESP (o dos tabletas) diluidas en zumo, tres veces al día.


IMPÉTIGO:
Es una infección de la piel que afecta con mayor frecuencia a los niños. Suele ir acompañada de una irritación de la zona afectada y con la emisión de pus amarillento que humedece la piel de la cara u otras partes del cuerpo. Habitualmente, es causada por bacterias, en particular por estreptococos beta hemolíticos del grupo A. También el estafilococo aureus está involucrado en esta patología.

Mezclar 40 a 50 ml de ESP en 200 ml de agua y aplicar en el área infectada varias veces al día. Se han comprobado excelentes resultados si se añaden 40 ml de Calendula officinalis a la solución anteriormente descrita. Además de aplicar el ESP deben tomarse ciertas medidas de higiene que ayuden a evitar la sobreinfección. La  cara y las manos deben lavarse con limpiadores que contengan un 3% de ESP. Después del afeitado, de haber tocado artículos contaminados, etc., se recomienda
utilizar un espray con una solución del 1 al 3% de ESP. Para descontaminar toallas, sábanas y ropa en general, se añaden 5 ml de ESP a cada ciclo de lavado.

INFECCIONES FÚNGICAS (Candida albicans): Las propiedades antifúngicas del ESP constituyen una de sus principales aplicaciones de este producto. La Candida albicans es un patógeno oportunista cuyo sobrecrecimiento es causado por determinados factores, entre los que destacan:
• Uso excesivo de antibióticos.
• Ingestión de carne y aves de corral que contienen antibióticos.
• Cloración del agua.
• Exposición a pesticidas, herbicidas químicos, metales tóxicos (plomo, mercurio, etc.).
• Tratamiento hormonal (corticoides, anticonceptivos, etc.).
• Dietas desequilibradas con insuficientes nutrientes esenciales, uso excesivo de azúcar, carbohidratos, lípidos, alcohol, etc.

Si la infección por Candida albicans es crónica, previamente a la administración
de ESP debe seguirse una dieta depurativa durante al menos una semana. Esta dieta debe restringir la fécula, el almidón y los alimentos ricos en azúcar; además deben suprimirse las comidas fermentadas, el café, cigarrillos y el alcohol. La dieta tendrá las siguientes proporciones: 65% de fibra, 20% de alimentos ricos en proteínas, 10% de carbohidratos y un 5% de fruta. Asimismo, debe tomar durante esa
semana probióticos, tales como lactobacillus, bifidobacterium, etc.

El ESP debe tomarse entre las comidas. Si la persona presenta una irritación del tracto digestivo, puede tomarse con las comidas o en forma de tabletas. A continuación, se especifica un ejemplo de orientaciones de uso para una persona de 70 kilos de peso:
- Días 1 a 3: 10 gotas dos veces al día junto con zumo de frutas o verduras o 1 tableta dos veces al día.
- Días 4 a 10: 15 gotas dos veces al día diluidas en zumo de frutas o verduras o 1 tableta tres veces al día.
- Días 11 a 28: 15 gotas tres veces al día o 2 tabletas dos o tres veces al día.

Algunas personas tratadas experimentan una rápida mejoría y no necesitan incrementar la dosis. En los casos más resistentes puede ser necesario aplicar dosis más elevadas del producto. A medida que la sintomatología va remitiendo se puede reducir la dosis de ESP e incrementarla si los síntomas varian.

Si la infección está muy extendida, un mes de tratamiento puede no ser suficiente, en ese caso deberá realizarse un control de la evolución de la enfermedad. Si la infección es aguda puede prolongarse el tratamiento aplicando dosis más bajas.


INFECCIÓN PARASITARIA: Aunque las bacterias, los hongos y los virus se enmarcan en la categoría de los parásitos, la definición específica de parásito se corresponde con la especie animal que potencialmente puede causar enfermedades o disfunciones. Habitualmente, los parásitos se hallan en el tracto digestivo aunque también pueden infectar otros órganos; por ejemplo, los pulmones, los riñones, el cerebro, e incluso cualquier otro órgano del cuerpo.
Los más representativos entre los miles de invasores son la Ameba, la Giardia, las Trichomonas, el Blastocystis hominis y el Cryptosporidium. Para evadir las defensas inmunes que nuestro organismo presenta en su lucha contra cualquier patógeno, los parásitos se instalan en las paredes del tracto digestivo, e incluso pueden penetrar en el interior del cuerpo. El ESP es un arma eficaz tanto para la prevención como para el tratamientode la infección.

Como prevención: siempre que se sospeche haber ingerido un alimento o bebida contaminados, se tomarán de 20 a 30 gotas de ESP concentrado diluidas en zumo (o tres tabletas). Se puede repetir la dosis cada 2 horas al menos tres dosis. En el caso de agua contaminada debemos evitar su ingesta, pero si no queda más remedio, puede ser tratada añadiendo 10 gotas de ESP por cada 125 a 150 ml
de agua, esperando unos 15 minutos antes de beberla.
Si se sospecha la existencia de una infección parasitaria hay que tomar las debidas medidas sanitarias. La identificación del parásito es el primer paso a realizar. El empleo en ese caso de ESP será una medida a aplicar. La cantidad de ESP será unas 3 o 4 veces superior a las cantidades empleadas en una infección bacteriana, fúngica o vírica. Añadir fitoterapia con acción antiparasitaria al preparado conseguirá que el
efecto del ESP sea máximo.
Si la infección parasitaria es crónica, el ESP podrá aliviar la sintomatología pero no eliminará totalmente la infección. La eliminación total dependerá de la naturaleza individual de cada organismo, así como de la
localización del parásito en el tracto digestivo.

No es recomendable que la propia persona se automedique en caso de existencia de una infección provocada por parásitos.


INFECCIÓN VAGINAL (Candida albicans o levaduras): Muchas infecciones vaginales son causadas, entre otros posibles gérmenes, por hongos y levaduras. Antes de proceder a su tratamiento con el ESP es conveniente realizar un diagnóstico diferencial por si se trata de una enfermedad de transmisión sexual.

Lavado vaginal: añadir 16 gotas de ESP en 500 ml de agua previamente hervida, filtrada o destilada, a temperatura ambiente, y agitar bien la mezcla. Irrigar la vagina una vez al día durante 3 días. Repetir la misma operación cada 5 días. Si la persona presenta una discreta irritación vaginal debe disminuirse la dosis y aplicar 5 gotas
disueltas en 500 ml de agua.
En algunas ocasiones, la infección por cándida se ha producido porque la persona tiene un determinado régimen de alimentación, en ese caso deberá sustituirla y seguir las recomendaciones dietéticas antes comentadas.
No es conveniente el empleo de ESP para las mujeres embarazadas ni durante la menstruación.


INTOXICACIÓN ALIMENTARIA:  Tomar de 15 a 20 gotas de ESP (o dos tabletas) diluidas en zumo cada cuatro horas hasta un máximo de 60 gotas de ESP al día. Al ESP se le pueden añadir probióticos para reemplazar la flora bacteriana perdida a causa del cuadro diarreico.


IRRITACIÓN (en las nalgas del bebé): Es un problema común causado por reacciones alérgicas a la composición del pañal, a residuos de orina, heces, u otros motivos. Una exposición prolongada a la humedad favorece el crecimiento de hongos y produce irritaciones al bebé.

Mezclar una parte de ESP con 15 partes de harina de maíz, arroz o tapioca. Aplicar la mezcla dos veces al día en el área afectada. Como alternativa, también se puede utilizar una preparación en polvo que contenga aproximadamente entre un 5 y un 10% de ESP.

IRRITACIONES: Las irritaciones y sarpullidos que generalmente aparecen en las ingles, partes altas del muslo, axilas, etc., generalmente están causadas por una infección fúngica, siendo más común en aquellas personas que sudan mucho; por ejemplo, los deportistas.

Aplicar en el área afectada, dos veces al día, una preparación en polvo que contenga entre un 5 a 10% de ESP.


LABIOS: La estomatitis angular que afecta a las comisuras bucales es a menudo el resultado de una deficiencia en vitamina B2 (arriboflavinosis). Para estos casos está indicada una terapia con vitaminas. Si el factor desencadenante son bacterias, virus u hongos, se procederá a administrar ESP.

Mezclar 5 gotas de ESP en 50 gotas de glicerina vegetal. Aplicar la solución dos o tres veces al día. Si la mezcla inicialmente preparada produce una ligera irritación, disminuya la dosis de ESP (por ejemplo, 2 gotas en 50 gotas de glicerina y aplicar). Si no aparece ningún signo de irritación se puede incrementar la dosis de ESP.
Alternativamente se puede mezclar una tableta de ESP pulverizada con tres partes de harina de maíz o arroz. Añada unas pocas gotas de agua para hacer una pasta y aplique a la lesión. Si aparecen signos de irritación, quite inmediatamente la pasta y reduzca la potencia del ESP añadiendo más harina. Aplicar de nuevo.


LLAGAS: Mezclar 5 gotas de ESP en 50 gotas de glicerina vegetal. Aplicar la solución dos o tres veces al día. Si la mezcla inicialmente preparada produce una ligera irritación, disminuya la dosis de ESP (por ejemplo, 2 gotas en 50 gotas de glicerina y aplicar). Si no aparece ningún signo de irritación se puede incrementar la dosis de ESP.
Alternativamente se puede mezclar una tableta de ESP pulverizada con tres partes de harina de maíz o arroz. Añada unas pocas gotas de agua para hacer una pasta y aplique a la lesión. Si aparecen signos de irritación, quite inmediatamente la pasta y reduzca la potencia del ESP añadiendo más harina. Aplicar de nuevo.


MICROINFECCIONES Y CORTES DESPUÉS DEL AFEITADO: Estas microinfecciones son causadas frecuentemente por hongos que crecen debajo de la piel como resultado de pequeños cortes y rozaduras que se producen durante el afeitado.

Pulverizar el área afeitada con la solución de ESP tal como se ha descrito en el apartado de las heridas y cortes. Al pulverizar la cara es conveniente cerrar los ojos para evitar la posible irritación.
También se puede pulverizar la hoja de afeitar con la misma solución antes de proceder al afeitado y cada vez que se utilice a fin de evitar que se contamine.


OLOR CORPORAL: El ESP también puede utilizarse como un eficaz desodorante, además, su cualidad astringente le provee de una acción antitranspirante intensa.

Preparar un desodorante añadiendo a una botella de espray 40 a 50 ml de ESP por cada 300 a 350 ml de agua. Usarlo cuando sea necesario. Evitar el contacto con los ojos.

PIE DE ATLETA: Esta afección se produce cuando en la piel se instalan hongos oportunistas.

Mantener el pie seco y exponerlo moderadamente al sol. Los casos resistentes deben tratarse de manera sistemática con preparados con polvos que contienen ESP.
Se aplicará en el pie, dos veces al día, un preparado en polvo que contenga aproximadamente entre un 5 y un 10% de ESP. También hay que realizar medidas higiénicas para mantener el pie seco y prevenir la reinfección.
Se recomienda introducir los calcetines previamente lavados en agua que contenga una pequeña cantidad de ESP (escurrir y dejar secar sin aclarar el ESP), puesto que los hongos resisten con frecuencia los ciclos de lavado regular.


PROCESOS INFLAMATORIOS DE LA GARGANTA: Son causados por una gran variedad de bacterias, virus e incluso hongos. La variedad más común es el estreptococo B hemolítico.

Mezclar 20 gotas de ESP concentrado (o vaciar el contenido de dos tabletas) en 180 a 200 ml de zumo diluido o en la misma cantidad de agua. Hacer gárgaras con la solución durante varios segundos antes de expulsarla de la boca. Las gárgaras se pueden repetir tantas veces como sea necesario.

Como tratamiento interno se utilizará la misma solución tragándose el contenido. De ese modo, las áreas de la garganta inaccesibles a las gárgaras también serán tratadas y se combatirá la enfermedad de modo sistemático. Si siente sensación de quemazón con la solución recomendada, añada otros 200 ml de agua o zumo diluido a la mezcla.


PROBLEMAS OCULARES: Muchos problemas oculares, por ejemplo la conjuntivitis, son susceptibles de tratamiento con el ESP.

Uso 1: mezclar una gota de ESP con 30 ml de agua destilada, agitar vigorosamente y aplicar varias gotas en los ojos. Es necesario comentar que para este uso concreto la administración de ESP, debido su carácter acídico, su aplicación directamente en los ojos está investigándose, por tanto, no se recomienda utilizarlo como remedio para los niños porque éstos tienen los ojos más sensibles que los adultos. Sin embargo, añadir ESP al jabón de manos y al detergente de la lavadora puede prevenir la propagación de la enfermedad (por ejemplo, una conjuntivitis) a los demás miembros de la familia.

Uso 2: preparar una solución al 3% de ESP en el líquido o jabón de manos. Todos los miembros de la familia deberán lavarse las manos regularmente con esta solución para prevenir la conjuntivitis. Antes de lavar las toallas introducirlas durante 15 minutos en un cubo lleno de agua que contenga unas 100 gotas de ESP.


RESFRIADOS (catarro común): Son causados por virus. El empleo de ESP asociado a plantas que actúan activando el sistema inmune, tales como la equinácea y el astrágalo, es un remedio muy eficaz.

A los primeros síntomas de resfriado tomar 15 gotas de ESP (o dos tabletas) diluidas en zumo, tres veces al día.
Como alternativa también pueden tomarse 50 gotas de ESP diluidas en un litro de zumo de frutas o verduras y tomarlo a lo largo del día.


SARPULLIDOS: Aplicar en el área afectada, dos veces al día, una preparación en polvo que contenga entre un 5 a 10% de ESP.


SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA: Estos pacientes presentan síntomas debilitantes, los más comunes son la fatiga crónica, los dolores musculares, depresión, desórdenes del ritmo vigilia sueño, y una susceptibilidad aumentada a infecciones fúngicas, virales y bacterianas.
Las personas que padecen este síndrome, igual que los afectados de Sida o de la enfermedad de Lyme, frecuentemente toman antibióticos para combatir las infecciones transitorias, los cuales debilitan su inmunidad. En estos casos, el ESP ofrece una alternativa segura.

Frecuentemente, los pacientes con síndrome de fatiga crónica experimentan discretas alteraciones gástricas e intestinales, por tanto, la administración de ESP en tabletas será para ellos más eficaz que la administración de ESP líquido.
Se recomienda comenzar con no más de una tableta dos veces al día; después, gradualmente, incrementar la dosis hasta los niveles deseados. Si las molestias gástricas persisten, se reducirá la dosis o se suspenderá la administración de ESP.


SÍNDROME DE INMUNODEFICIENCIA ADQUIRIDA (SIDA): El ESP no cura el Sida, pero previene las infecciones causadas por hongos, bacterias, virus o parásitos que frecuentemente estos pacientes presentan.
Las recomendaciones a seguir dependerán de las particularidades de cada caso. Como uso interno se recomienda comenzar con dosis bajas; como uso tópico se aplicará en función de cada localización y patología.


SINUSITIS: Esta dolencia puede sobrevenir a consecuencia de un resfriado, de alergias alimentarias, por inhalación, cambios de presión, o por el desplazamiento de los huesos nasales que provocan el bloqueo del drenaje sinusal.

Pulverizar dentro de la nariz con un atomizador que contenga una solución con una o dos gotas de ESP en 30 ml de agua destilada y un pellizco de sal (para que la salinidad de la solución sea similar a la de las lágrimas). Repetir la operación cada 4 horas si es necesario. Si se siente sensación de quemazón, quitar la mitad de la solución preparada y añadir el mismo volumen de agua destilada. Si la primera solución que haya preparado no surte efecto, puede incrementar el número de gotas de ESP.
Como precaución no se debe aplicar este tratamiento a niños menores de 12 años sin supervisión de un profesional.


TIÑA: La tiña está causada por el Trichophytum, Microsporum o Epidermophytum. Puede ser el resultado de una deficiencia metabólica interna, una pobre higiene o la utilización prolongada de ropa húmeda.

Utilizar la misma solución que la indicada para las dermatitis por contacto. Pulverizar en la zona afectada varias veces al día. Para incrementar la efectividad de la solución añada unos 40 ml de tintura de sello de oro.


ÚLCERAS BUCALES (por herpes): A menudo las úlceras bucales corresponden al herpes labial (también llamado herpes febril o calenturas). El herpes labial es causado por el virus del herpes simple y es muy contagioso. Antes de que aparezca la úlcera real, generalmente se presenta sensibilidad, hormigueo o ardor. Las lesiones por herpes comienzan como ampollas y luego forman costra.
El virus del herpes puede vivir en el organismo por años, apareciendo como una úlcera bucal solamente cuando algo la provoca. Estas circunstancias pueden incluir otra enfermedad, especialmente si hay fiebre, estrés, cambios hormonales (como la menstruación) y exposición al sol.

Mezclar 5 gotas de ESP en 50 gotas de glicerina vegetal. Aplicar la solución dos o tres veces al día. Si la mezcla inicialmente preparada produce una ligera irritación, disminuya la dosis de ESP (por ejemplo, 2 gotas en 50 gotas de glicerina y aplicar). Si no aparece ningún signo de irritación se puede incrementar la dosis de ESP.
Alternativamente se puede mezclar una tableta de ESP pulverizada con tres partes de harina de maíz o arroz. Añada unas pocas gotas de agua para hacer una pasta y aplique a la lesión. Si aparecen signos de irritación, quite inmediatamente la pasta y reduzca la potencia del ESP añadiendo más harina. Aplicar de nuevo.


ÚLCERAS PÉPTICAS (gástricas o duodenales): Las úlceras son erosiones (desgaste o corrosión) en el revestimiento del estómago o el duodeno (la primera parte del intestino delgado que conecta con el estómago). Una úlcera presente en el estómago se llama úlcera gástrica y en el duodeno úlcera duodenal y ambas se conocen con el nombre de úlceras pépticas.
Normalmente, el revestimiento del estómago y el intestino delgado tiene mecanismos de protección que previenen los daños por los ácidos irritantes producidos en el estómago. Por muchas razones, estos mecanismos protectores se pueden deteriorar, llevando a la destrucción de este revestimiento y ocasionado una inflamación (gastritis) o una úlcera.

La causa más común de este daño es una bacteria llamada Helicobacter pylori y la mayoría de las personas con úlceras pépticas tienen este organismo viviendo en el tracto gastrointestinal.


Debido a que las áreas ulceradas son muy sensibles a la irritación por ácidos, se debe extremar la precaución cuando se emplee el ESP. Por lo tanto, se recomienda emplear la presentación en comprimidos. Se debe dejar disolver un comprimido en agua o zumo e ingerirlo en combinación con alimentos. Si la ingesta de un comprimido al día durante tres días seguidos no provoca irritación, se aumentará la dosis cada tres días en un comprimido más, hasta un máximo de seis al día. Disminuir la dosis si se nota ardor de estómago. Se requiere máxima atención a la dieta, especialmente en relación con las alergias alimentarias, para obtener un máximo beneficio.
Precauciones: las úlceras pépticas son potencialmente muy peligrosas y su tratamiento debe realizarse siempre bajo supervisión de un especialista.


UÑAS: La mayoría de las alteraciones morfológicas que afectan a las uñas son provocadas por hongos que, en determinadas condiciones, se instalan debajo de las uñas.En determinadas ocasiones el propio crecimiento de la uña puede verse comprometido. A veces, no solamente se trata de un problema estético sino también doloroso que afecta con mucha frecuencia a trabajadores manuales, jardineros, atletas, etc. También los diabéticos y los ancianos presentan una alta susceptibilidad a padecer estos problemas.

Para garantizar una máxima penetración se recomienda mezclar 40 a 50 ml de ESP en 150 ml de alcohol al 80% o vodka. Aplicar debajo y dentro de la uña 2 o 3 veces al día empleando una brochita como las que se usan para pintar las uñas. En general, los hongos son bastante resistentes, por lo que deberá aplicarse este tratamiento durante un periodo de uno a dos meses.


VERRUGAS: Se cree que las causa la activación de virus que se introducen en el organismo o que ya estaban en él. En general, las verrugas que crecen hacia el interior desde la superficie de la piel, tales como las verrugas plantares de los pies, tienen raíces profundas y pueden ser resistentes al tratamiento tópico con ESP. Las verrugas pedunculadas que crecen en la superficie de la piel son más susceptibles al tratamiento con ESP.

Hay que comprobar que la lesión se ve es una verruga, por tanto, hay que descartar
completamente que pueda tratarse de una lesión precancerosa o cancerosa.
No se recomienda la utilización de ESP para el tratamiento de las verrugas localizadas cerca de los ojos o de los genitales, puesto que la aplicación puede causar irritaciones.
El tratamiento de las verrugas es una de las pocas indicaciones en que el ESP puede aplicarse concentrado. Usando una torunda o un algodón, se deben tratar todas las áreas de la verruga con el ESP, especialmente la base y el pedículo. Repetir la operación varias veces al día. Pueden ser necesarias varias semanas tratamiento continuado para obtener unos resultados óptimos.

SEGURIDAD:
No se conocen efectos secundarios ni efecto tóxico alguno en las dosis recomendadas.
Se obtuvo un valor LD50 superior a 2.0g/kg realizando una administración oral aguda y crónica a ratones machos y hembras. Se observó un crecimiento normal en los animales durante la administración continuada y no se mostraron anomalías en órganos vitales durante la autopsia después de realizar los ensayos agudos.


CONTRAINDICACIONES
Las personas alérgicas al limón, la naranja u otros cítricos, no deben utilizar este producto.
Utilización en embarazo y lactancia: no existen datos disponibles.
Interacciones con fármacos: no se conoce ninguna interacción.

 

 

 

 (Informacion extraida de un informe de Mikel Garcia Iturrioz pinche aqui para descargar el informe completo)

 

Live Support

Rentabiliza tu sitio!